TÉCNICAS CORPORALES PARA EL CONOCIMIENTO DEL CUERPO

525039_10151133350949160_1503040445_nTÉCNICAS CORPORALES PARA EL CONOCIMIENTO DEL CUERPO

Mónica Lombardo Cueto

QUE SON:

Las técnicas corporales con las que trabajamos, pertenecen al campo de la gimnasia consciente e implican un aprendizaje activo realizado por el alumno y acompañado por el docente. Estas técnicas facilitan la sensibilización, una toma de contacto con nuestro cuerpo a través de los diferentes sentidos, y el enriquecimiento del trabajo corporal, ya que a través de diversos recursos pedagógicos la persona puede conformar una percepción diferente de su realidad corporal. Éste particular enfoque nos permite observar a la persona como una unidad sensopsicosociomotriz, una unidad dinámica donde los diferentes aspectos, físicos, psíquicos, sociales y motrices inciden y modifican al individuo, todo ello inmerso en una situación determinada social y culturalmente.

De ésta manera, accedemos directamente a la imagen que el alumno tiene de su cuerpo, registro individual, conformado por su historia personal y colectiva. Facilitamos el reconocimiento de sus posibilidades y limitaciones actuales mediante la interiorización de su propio cuerpo.

Se observan sus hábitos posturales y de movimiento, y se le facilitan elementos para el desarrollo de una postura corporal sana y en armonía con su entorno.

La importancia de una tarea de ésta profundidad, dentro de un marco pedagógico, es la de dar al alumno la posibilidad de una relación directa con su cuerpo, modificando aquellos aspectos que le limitan y explorando y ampliando el potencial que posee para  el desarrollo de su quehacer.

COMO SE TRABAJAN:

Comenzamos objetivando el registro que se tiene del propio cuerpo desde recursos pedagógicos provenientes de la propia técnica.

Elaboramos una historia corporal que sitúa al individuo en el proceso que ha vivido desde su nacimiento hasta la actualidad.

Tomamos contacto con el cuerpo físico desde diferentes posturas que permiten evaluar la elasticidad de les cadenas musculares y la flexibilidad articular. A partir de allí, se continúa trabajando desde el nivel en el cual se encuentra el alumno, con ejercicios acompañados de diversos objetos auxiliares (cañas de bambú, sacos de castañas, pelotas de diferentes características y tamaños) materiales didácticos (modelajes óseos, láminas, bibliografía) que facilitan y amplían la tarea de exploración y toma de consciencia.

Dentro del material didáctico la consigna verbal es un canal de comunicación entre el docente y el alumno, verdadero recurso didáctico, que acompaña la observación, guía la búsqueda, explicita y contiene. A través de ella se acompaña y orienta al alumno en el camino de sensaciones y percepciones que organizan la tarea.

Debemos ser conscientes de la dimensión de la palabra dicha, su intencionalidad, así como la importancia de clarificar los conceptos que aparecen en la verbalización, permitiendo que las palabras no queden en la forma y sí tengan contenido.

Paralelamente, el valor del silencio, facilita la escucha interna, acompaña la reflexión y deja una puerta abierta para continuar la búsqueda.

A lo largo del proceso de aprendizaje se propone al alumno, que desde una conducta activa y reflexiva, se  pregunte: “¿Qué hago? ¿Cómo lo hago? ¿Para qué lo hago?”

Estas preguntas acompañan los ejercicios marcando “el tempo” del trabajo y la calidad del mismo. Evitamos movimientos repetitivos o dolorosos, buscamos que a través de las diferentes secuencias el alumno reconozca, entienda y modifique desde una actitud de diálogo y “negociación” con su cuerpo.

La propuesta es: hacer desde las posibilidades de cada uno y modificar desde las necesidades de cada uno.

El sentido de la tarea es que el alumno sea un agente activo en su proceso de cambio y que el hacer esté acompañado de momentos de reflexión y análisis que le permitan una mejor integración de su imagen corporal.

PEDAGOGÍA DEL TRABAJO CORPORAL:

Todo proceso de aprendizaje requiere de la motivación del alumno y el acompañamiento del profesor.

Para que la motivación esté presente tiene que existir el “deseo de aprender”, que la persona reconozca sus carencias, aquello que le falta, aquello que lo limita en el desarrollo del uso de su cuerpo. También es necesario que  encuentre un sentido a la tarea que se propone.

Es importante que el docente que coordina la actividad conozca las técnicas con las que trabaja, pueda manejarlas con responsabilidad y con la clara consciencia de sus  posibilidades y limitaciones. Es importante, pero no es lo único que hay que atender en la dinámica de una clase.

En mi experiencia profesional en éstos casi 40 años de trabajo, considero fundamental que el docente enmarque la tarea en un encuadre pedagógico que la sustente, organice y oriente y ello es importante tanto para el alumno como para el coordinador.

Este modelo pedagógico con el que se trabaja tiene un sustrato ético y filosófico, una manera de comprender y pensar al alumno, al docente, al vínculo que los une y a la tarea que se emprende. Una escala de valores, conceptos como la individualidad, la confianza y el respeto están implícitos en la misma. Por otro parte una mirada abierta, una actitud crítica y de reflexión en la búsqueda de una respuesta.

Desde el lugar del alumno, se podrá transitar por un camino de aprendizaje, donde no todas las preguntas tendrán respuesta, donde el silencio y la duda pueden ser un estimulo para continuar. Tolerar el “perderse” durante el aprendizaje para “rencontrarse” desde un lugar diferente.

Creemos en un modelo de aprendizaje que se enriquece en el vínculo y en la experiencia compartida y que el aprender es una capacidad innata del individuo que necesita de un espacio y de un tiempo adecuados.

El espacio físico que facilitamos al alumno, le da estabilidad y privacidad a su proceso de aprendizaje.  El tiempo de escucha, posibilita desarrollar las capacidades de observación y de modificación de su realidad corporal.

El participante vivencia en su propio aprendizaje una experiencia que enriquece a su persona. Aprender desde el cuerpo y reconocerse en todos sus aspectos, permite adquirir los recursos necesarios para habitar el propio espacio corporal y desde él, integrando los diferentes aspectos psíquicos, emocionales y formativos, trabajar con la comodidad y libertad necesaria para el desarrollo de los diversos aspectos de su vida.

Abrimos un canal de comunicación con nosotros mismos y sensibilizamos corporalmente la escucha del otro. Nuestro cuerpo considerado como herramienta de trabajo desde su realidad física, con su capacidad de comunicación y creatividad se convierte en un canal abierto en la relación con los otros.

Nuestro cuerpo es observado, reconocido y explorado, hecho consciente e integrado. Desarrollamos nuestros aspectos creativos. Todo ello nos permite trabajar con una disponibilidad mayor para la tarea que necesitemos realizar y con una escucha sensibilizada desde el cuerpo.

Consideramos que cuántos más conocimiento posea el alumno de sí mismo, mejor ejercerá sus diversos roles personales y profesionales y podrá preservarse mejor en las situaciones de exigencia y desgaste a las que ésta expuesto en su tarea. La idea básica es desarrollar un conocimiento más profundo de uno mismo a partir del cuerpo, que lo enriquezca como individuo, y lo conecte con su forma particular de sentir y percibir la realidad.

Se convierte el cuerpo, en un territorio desde el que podemos conocernos, desarrollar nuestros diferentes aspectos y comunicarnos con nuestro entorno.

Bibliografía:

Schilder,  Paul. Imagen y apariencia del cuerpo humano.  Editorial Paidós

Douglas, Mary. Símbolos naturales. Editorial Alianza

Alexander, GerdaLa Eutonía.  Editorial Paidós

Calais- Germain, Blandine.  Anatomía del movimiento.  Tomos I y II.  Editorial La liebre de marzo

Mónica Lombardo Cueto se gradúa en la Escuela Nacional de Danza de la República Argentina con el título de Profesora Nacional de Expresión Corporal. Se forma en Danza Expresiva y Moderna con María Fux, en Expresión Corporal con Patricia Stokoe, en Expresión Corporal para Niños y Adolescentes con Perla Jaritonsky, en Contac-Dance con Alma Falkenberg y en Senso-Percepción y Eutonia con Patricia Stokoe y Gerda Alexander.

Se gradúa en la Asociación Argentina de Psicodrama como Auxiliar de Técnicas Psicodramáticas y Auxiliar de Psicodanza.

En Cataluña estudió con Blandine Calais-Germain en Anotomía del Movimiento.

Da clases y dicta diversos cursos en diferentes instituciones de Barcelona: Institut del Teatre, Escola Municipal de Psicomotricitat, G.E.P. (Grupo de Extensión Psicodramática), Escola de Teràpia Familiar, Hospital Sant Pau, Associació Internacional de Professors deYoga (I.Y.T.A), EÒLIA Centre Superior d´Art Dramátic  para docentes, artistas y terapeutas.

Coordina grupos de técnicas corporales para el conocimiento del cuerpo desde el año 1978 hasta  la fecha. Desde el año 2009 también coordina el Área Corporal de “GRUP, espacio de psicoterapia, trabajo corporal, comunicación y

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • www.grup.com.es

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 951 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: